Cómo caza un dromedario, de Víctor Nubla

Por: Alberto Moreno

Dromedario

Foto: © Blackie Books

Puede que si sois ajenos a la esfera cultural barcelonesa el nombre de Víctor Nubla no os diga nada. Sería normal. Escribo estas líneas con‘Cómo cazar un dromedario’ recién ingresado en el mercado. Si leéis esta reseña (que internet posicionará en su despensa como internet hace con todas las cosas) dentro de unos meses y no cuando mi tinta termina de secarse y todavía no os dice nada el nombre de Víctor Nubla, eso sí, sería una catástrofe.

Porque Nubla merece escribir su nombre con letras de oro dentro del surrealismo patrio y no ceñirse a la legión de acólitos que le lean de las puertas de Cataluña hacia dentro. Fieles a su estrategia de alternar cuidadas reediciones de olvidadas perlas con la promoción de talentos por explotar, el extraño Nubla, aún a sus 56 años se enmarca en este segundo subgrupo.

Cabe destacar para aquellos que lean tinta por secar que quien firma el lanzamiento que refiero es ante todo un músico que ha colaborado con artistas pluridisciplinares de la talla de John CageZush o Pascal Comelade. No en vano los textos compilados en los diferentes libros temáticos que componen ‘Cómo cazar un dromedario’ evocan sensaciones casi musicales, como la de aquella canción que te seduce sin terminar de entender muy bien la letra. Una metáfora que todo moderno entenderá: Los textos de Nubla son a la distorsión instrumental de Los Planetas como la letra de estos últimos es al estado de paradójica lucidez mental que producen el dromedario y cía. Un montón de ruido de fondo que, bien aislado, genera sentimientos poderosos. 

Es un error leerse a Nubla del tirón, puesto que muchos de los artículos, surrealistas rankings y oblicuas glosas que contiene ésta, su obra legado, fueron pensados para degustarse en la cafetería de abajo al amparo de un cortado y una magdalena de domingo. Sin esos extras corremos el riesgo de empacharnos y no apreciar el fino eje argumental que nos invita a vivir fuera de la realidad, sencillamente porque el que nos ha tocado vivir es un mundo con unas reglas que el autor ni comprende ni quiere comprender. Estoy muy seguro de que no hay pose en Nubla, un hombre que no deja de ver oasis donde todos los demás vemos facturas y arena. Bendito sea.

Anuncios

Acerca de Gosivan

Menos es más. 🇲🇽 Tw & IG:@gosivan

Publicado el 7 mayo, 2012 en Features, Gadgets y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: